Cambios en el paciente

Si bien es cierto que nosotros no eliminamos la enfermedad del paciente, puesto que no somos médicos, lo que sí hacemos es que sea más llevadero.

Al eliminar el estrés la persona está más calmada, se centra más en el día a día, no le invaden los pensamientos de miedo ni angustia, por lo que recobra la ilusión por vivir. Es posible que empiece a hacer planes del futuro (independientemente de que tenga una enfermedad regenerativa) ya que su ilusión le abre toda la cantidad de posibilidades que nos brinda la vida.

Quizás no quitemos la enfermedad, pero vuelve la sonrisa.

sonrisa