Cambios en la familia

El hecho de tener una persona enferma al lado es demasiado estresante, incluso a veces, desgastante (en el sentido literal). Si con una depresión se comenta que la persona que cuida posiblemente la tenga una vez que se haya sanado la anterior, con una persona enferma el riesgo es mayor.

abuelos

Por ello, para las familias este tipo de curso es fundamental, ya que elimina todo tipo de estrés y, con ello, el apego absoluto y mental al paciente. Recobran la ilusión (al ver que éste si ha tomado anteriormente el curso también lo hace) y comienzan a hacer planes de su propia vida, junto con la de la familia al completo. La persona cuidadora comenzará a sentirse bien, a mirarse al espejo y retocarse, ya que su autoestima aumentará.

En cuanto al sueño, puede observar cómo empieza a descansar, empieza a confiar en la vida, a vivir en plenitud sintiendo cada momento como único y saboreando completamente el cariño de los suyos.

A la persona enferma le podrá atender mucho mejor de lo que antes lo hacía, porque ya no se sentirá culpable, simplemente se centrará en hacer ese momento agradable, en transmitirle todo su amor y todo su cariño en cada momento.