Espina bífida

Las familias con su pequeño con espina bífida sufren un cúmulo de sentimientos desde su conocimiento.

La mujer al estar embarazada puede tener ciertos ataques que pueden perjudicar aún más al feto. Por ello, con nuestro curso, al eliminar el estrés de forma permanente, la ansiedad y serenar la mente, podemos hacer más llevadero este acontecimiento. El marido, si bien no tiene en su vientre el feto, siente el mismo shock que la mujer, por lo que es primordial también que baje su preocupación.

Después del nacimiento, cuando el niño tenga ya 8-10 años y conocimiento puede eliminar el sentimiento de «diferencia» con los demás niños y tener más concienciación sobre su vida y su valentía, al haber sobrevivido a cada una de las adversidades que la vida le ha puesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *